¿Condenados por la ortografía?

10:00

Ya, ya sé que hace bastante que no subo reseña y queréis matarme por ello, pero leed lo que tengo que deciros porque creo que es un tema bastante importante. Esto debe parar, y cuanto antes, mejor.



Hace apenas unos minutos, estaba revisando el tablón de noticias de Facebook (aunque ya apenas entre, sigo a páginas de humor y literatura que me gusta ver para deshacerme del estrés) cuando me he topado con una publicación —una de tantas, aunque es una verdadera pena que tenga que ser tan habitual encontrarnos con ellas— en la que se volvía a colocar a la mujer, en este caso una socorrista, como objeto de deseo masculino (que también es gracioso que ni siquiera se les pase por la cabeza que una mujer homosexual también se pueda sentir atraída, para qué). Me ha hecho reflexionar sobre dos cuestiones:
La gente se vuelve loca cuando esto le pasa a una mujer, pero les da bastante igual si es un hombre. He visto publicaciones del mismo estilo con el eslogan “yo también me ahogaría varias veces” y la foto de un socorrista de gimnasio y muy atractivo, pero a pocas quejándose. El problema del físico estigmatizado lo tenemos tanto nosotras como ellos, esto no es cosa de un solo género y es hora de que se abran los ojos de una vez. La única diferencia es que a las mujeres nos lo ponen peor en muchos otros aspectos que a ellos no, pero sería entrar en un tema que no atañe a esta entrada, solo era un apunte por la reflexión de la fotografía en cuestión.
Miré los comentarios (porque me gusta hacerlo y darme cuenta de lo mal que está la sociedad en el 90% de los comentarios de todas las publicaciones de páginas públicas) y en el primero una persona se quejaba porque aludían a una playa cercana a la suya y defendía a sus paisanos. En respuesta, otra persona, y tengo que aclarar en este caso que era una chica porque los insultos van a ir en femenino, le corregía una palabra que había escrito de forma incorrecta (sin H, para ser exactos). ¿Reacción de la persona cometedora de la falta? Llamarla “amargada” y decirle que “necesitaba follar más a ver si se le quitaba esa cara de asco” (en la foto de perfil, la chica sonreía).

Señores… tenemos un problema cuando, por realizar una corrección, se nos insulta. En este caso concreto no estoy de acuerdo con las formas, ya que la mujer no se limitó a corregirle educadamente, sino que decidió insultarle con la palabra “garrulo” usándola de forma despectiva. Y he ahí el otro problema: ¿tenemos que insultar y dejar a la otra persona de paleta o de amargada por cualquier cosa que no nos guste de ella? ¿Hasta ahí hemos llegado? Llevo mucho tiempo diciendo esto, pero que pare el tren que yo me bajo aquí.

En lugar de evolucionar, estamos andando hacia atrás, como los cangrejos (este dicho siempre me ha encantado, a pesar de que los cangrejos vayan de lado).
Si yo estoy en las redes sociales o en cualquier plataforma y veo una falta ortográfica, sea cual sea, tengo el derecho de poder comentarlo libremente. Es más, opino que tengo hasta el deber. ¿Por qué no lo hago? Porque ya he recibido suficientes insultos a lo largo de los años como para aguantar más vejaciones por gente intolerante cuando soy bastante educada a la hora de exponer la corrección. ¿Estoy amargada por querer que la gente escriba sin faltas del tipo «ai ay unas bolas»?
Y, por otro lado, las personas que corregimos a otras debemos ser conscientes de dos cosas: no somos perfectos, nosotros también cometemos faltas, y nadie es peor persona o menos, intelectualmente hablando, que tú que corriges. Se supone que el comentar las faltas es, exclusivamente, para ayudar a que no se pongan burradas, ni en las redes, ni en documentos oficiales (porque no veáis las bestialidades que he visto en documentos de la Junta de Andalucía, por ejemplo).



¿Debemos cerrar los ojos ante esto? No. ¿Debemos aguantar los insultos y vejaciones por comentar verdades? Por supuesto que no. ¿Hay que insultar y llamar “borrego” a quien comenta con faltas? La respuesta es obvia.


Por favor, si veis una falta, corregidla con educación y respeto; si creéis que algo de lo que vais a escribir está mal, consultadlo, que no os dé vergüenza preguntar porque no es malo querer saber, ya tengas diez o cincuenta años; si alguien os corrige, no os echéis a su yugular, aceptadla siempre y cuando sea con respeto, y regañad con la educación que ellos no han tenido con vosotros a quien os insulte por cualquiera de las dos razones.


Bueno, lechucillas, espero que me comentéis vuestras opiniones al respecto y este debate llegue a un puerto común.

¡Nos vemos pronto!

Puede que también te interese

10 comentarios

  1. Yo en algunas ocasiones, junto con otra amiga, corrijo a mis amigos cuando cometen alguna falta de ortografía y gracias a Dios no se lo toman mal. Creo que en esta vida hay que asumir los errores, corregirlos y ayudar al prójimo a no cometerlos. Es ley de vida, pero siempre está el maleducado de turno insultando y mandándote a freír espárragos por ayudarle a escribir bien su propia lengua. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Un saludo ❤️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Blanca.
      Precisamente a eso me refería, a que todos deberían ser como vosotras y vuestros amigos, con un respeto mutuo y sincero. Creo que hacéis genial, tanto vosotras como ellos.
      Un saludo y muchas gracias por aportar tu punto de vista :D

      Eliminar
  2. Hola, Paquibell.
    Estoy de acuerdo contigo al cien por cien. Soy la primera que comete más faltas de ortografía que cualquiera, por fallos propios, por autocorrectores y por prisas (y que ser bilingüe no te creas que ayuda mucho tampoco). Por eso agradezco que me lo digan correctamente y trato de hacerlo así también cuando soy yo la que corrige.
    El problema está en que aquí la crítica constructiva no se lleva ni se sabe aceptar tampoco en general.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Greenleaves!
      Exactamente, ese justo es el problema, que no somos capaces de aceptar críticas constructivas sin montar un lío tremendo. Es una verdadera pena. Suerte que hay gente como vosotras que sabéis apreciar este tipo de ayuda y reconocéis vuestros fallos (yo también me incluyo, si no, no habría hecho la entrada).
      ¡Muchas gracias por aportar tu opinión!

      Eliminar
  3. Hola!!!! Muy de acuerdo con todo lo que dices hay personas a las que no les gusta ser corregidas y hay personas que corrigen pero de una forma despota para dejar ver que son superiores a los demás. Me quedo en tu blog. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra ver que no soy la única capaz de ver que algo no va bien. Ni lo uno ni lo otro, se debe encontrar un equilibrio.
      Muchas gracias por el apoyo y por tu comentario :D

      Eliminar
  4. Muy buena entrada!
    Lo que mencionas de la ortografía en redes sociales es increíble que sea algo que sucede y se puede ver todos los días, pero hasta ahora no había visto a nadie tratar el tema con la seriedad que necesita.
    Personalmente nunca me he animado a corregir a nadie porque se me hace que lo van a tomar mal tanto si lo haces de una forma amable, como si lo haces agresivamente. Pienso que si lo haces amablemente 1 de cada 5 personas se lo va a tomar bien y el resto te va a andar calificando de policía del lenguaje(lo he visto mucho), señor RAE o qué sé yo qué otro denominativo más; y si lo haces agresivamente bueno, citándote a ti: la respuesta es obvia. Entonces prefiero no hacerlo. Además no tengo mucha paciencia jajajaja Quizás he perdido la fe en la humanidad en ese sentido 😆
    Pero claro, el corregirlo amablemente por supuesto que es el camino y se agradece que haya gente que se tome el tiempo de hacerlo cuando se encuentra con ellas.
    En fin. Muy buena entrada nuevamente y genial que traigas estos temas desde tu punto de vista crítico.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pedro.
      Me alegro mucho de que te haya interesado, más aun de que estés de acuerdo con el tema. No se debe tener miedo a corregir, pero hay que ser realistas: hoy día, es imposible que no te digan nada o incluso te insulten.
      ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  5. Holaaa
    Soy una persona a la que le duelen los ojos al ver una falta de ortografía, cuando la cometo yo, ni te cuento, me gruño a mi misma jajaja es como *FACEPALM*
    Soy bastante obsesiva con ello y sé que muchas veces personas a las que he corregido se han enfadado, o me han hecho comentarios como: ya tenía que salta la correctora oficial de la RAE, incluso amigos míos lo han hecho...
    Pero soy así
    ¿Qué le hago? Creo que no es malo, al contrario, es una forma de "enseñar"
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no lo es, no es malo en absoluto. El problema es cómo lo ven los demás, que no toleran equivocarse, son perfectos todos.
      Muchas gracias por tu opinión, guapa 😉

      Eliminar

Sé libre de comentar lo que te apetezca. Solo hay una regla: respeto mutuo ;)